Búsqueda personalizada

Entradilla

Las afortunadas Islas Canarias desde una peculiar mirada hacia sus lugares más emblemáticos, su gastronomía, su historia, sus gentes y sus costumbres

miércoles, 5 de mayo de 2010

Baile de Magos de Tegueste 2010

En mi vida he vestido un traje de chulapo, y probablemente jamás me lo ponga. Sin embargo, la inmersión en la cultura canaria me llevó el pasado fin de semana a sustituir los vaqueros y la camiseta del Atleti por el traje regional de La Orotava.

Traje típico de La Orotava (Foto: Temporizador)

Pantalones piratas, polainas, fajín, camisa y un chaleco bordado a mano. La verdad es que el traje era bonito y, modestia aparte, me sentaba como un guante. Además, me salió gratis –cortesía de un compañero de trabajo de Auro-, y menos mal, porque mi precipitación me había llevado a gastarme 60 euros en el chaleco (por fortuna, pude descambiarlo), que pensaba acompañar con unos pantalones negros cutres y un polo blanco de mi padre. Obviamente, el ridículo hubiera sido mayúsculo.

Por su parte, Auro se vio obligada a enfundarse un complejo traje –cortesía de otra de sus compañeras- formado por camisa, chaleco, delantal, falda interior, enaguas, sombrero y falda exterior –en la que no le resultó fácil meterse ya que, al parecer, la última vez que se lo puso, su dueña pesaba 20 kilos menos-.

Baile en la plaza (Foto: Nami)

Este tipo de fiestas le recuerdan a uno lo poco que hace falta para pasárselo bien. Basta con ponerse una de estas pintorescas indumentarias y aprovisionarse de un montón de comida y de bebida. El ayuntamiento del pueblo en cuestión –en este caso, Tegueste- pone el resto: mesas en la plaza para que cada grupo de Magos se ponga hasta arriba y música hasta altas horas.

Baile en la plaza (Foto: Nami)

Hablando de la música, en Tegueste tocaron un poco de todo. Auro esperaba música tradicional canaria, pero allí lo que más sonaba era una canción cuyo estribillo repetía “Marejada, marejada”, que conseguía elevar a los allí presentes al estado de euforia más absoluto. Que se lo pregunten a Emiliano, que casi marea a Auro a base de darle vueltas…

Curiosamente, Santa Cruz celebró dos días después su Baile de Magos y en ese caso no hubo “Marejadas” ni nada que se le pareciese, sino música típicamente canaria, lo que vuelve a poner de manifiesto que en la capital hay menos gente joven que en cualquier otro lugar de la Isla.

Romería de Tegueste (Foto: Nami)

Está claro que a este tipo de fiestas hay que acudir vestido con uno de estos trajes regionales, algo más evidente en el baile de Santa Cruz, en el que se especificaba que sólo se podría entrar al recinto convenientemente ataviado. Por cierto, existen infinidad de trajes de este tipo –supongo que tantos como pueblos hay en la Isla-, todos muy curiosos y vistosos.

Romería de Tegueste (Foto: Nami)

A ver si para otro año podemos visitar la Romería, a la que esta vez no pudimos ir por motivos de agenda –la boda del Rober-, ya que al parecer es el acontecimiento más tradicional de Tenerife y el que aglutina a un mayor número de personas. Algo así como la Feria de Abril, pero en versión tinerfeña.

Romería de Tegueste (Foto: Nami)

3 comentarios:

  1. Hola Rubén.
    Ya estamos esperándote para el sábado que es la Romería de El Pico en Tejina (por la mañana) y el baile de magos de Valle de Guerra (por la noche), así que el día está completito para nosotros y para volver a bailar... ¡MAREJADAAAAAAA!
    Un saludo y cuídate por Godilandia.

    Vane

    P.D.: Sigue pendiente un baile contigo, que ya eres todo un experto.

    ResponderEliminar
  2. Jeje, ya me gustaría, pero habrá que reservar ese baile para futuros festejos.
    Este fin de semana me toca quedarme en Godilandia o, como a mí me gusta llamarla, la capital del estado imperialista-opresor español.

    ResponderEliminar
  3. Tranquilo, que ahora es cuando empieza la temporada de romerías y tienes para rato...
    Saludos de parte de Emiliano!!!

    ResponderEliminar