Búsqueda personalizada

Entradilla

Las afortunadas Islas Canarias desde una peculiar mirada hacia sus lugares más emblemáticos, su gastronomía, su historia, sus gentes y sus costumbres

domingo, 3 de enero de 2010

La isla de San Borondón.



Ayer, precipitadamente, según llegaba de la playa y casi sin tiempo para peinarme un poco, me llamó un amigo para ir a la presentación de un libro. Me apunté sin dudarlo, que en esta ciudad no ando sobrada ni de amigos ni de eventos, y en 10 minutos estaba lista para irnos a la Orotava, donde tenía lugar el acto.


Habría ido de cualquier manera pero confieso que el hecho de que en el periódico dijeran que Saramago iba a estar en la presentación ayudó para que no me lo pensara demasiado.

Al final, de Saramago ni rastro -más allá de unas fotos-, pero fue un acto interesante, con espectáculo de magia y música incluidos. Y lo más importante, descubrí la Isla de San Borondón, un lugar mítico, presente en el imaginario colectivo del pueblo canario a través de cuentos y leyendas, y del que no había oído hablar en toda mi vida.

Se trata de una isla que los cartógrafos y navegantes de épocas pasadas llegaron incluso a situar en los mapas y de la que, aseguran, llegaron en su día barcos y marineros. Otros afirman incluso que llegaron a pisar su orilla, y que San Borondón se trataba de un vergel inmenso, lo más parecido al paraíso; muchos dicen que han visto su costa mirando al horizonte y algunos la han llamado la Octava isla de las Canarias.

La profusión de historias y la falta de datos reales han hecho de San Borondón un lugar mágico envuelto en olas tenebrosas y mares inalcanzables, un lugar al que uno puede ir a relajarse cuando le agobia el día a día; a descansar cuando se acumulan los problemas y olvidarse de la realidad. Es por eso que, como dijo uno de los ponentes, "lo importante de la Isla de San Borondón no es encontrarla, sino seguir buscándola".

No hay comentarios:

Publicar un comentario