Búsqueda personalizada

Entradilla

Las afortunadas Islas Canarias desde una peculiar mirada hacia sus lugares más emblemáticos, su gastronomía, su historia, sus gentes y sus costumbres

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Los camellos de Tenerife

Algún que otro familiar de mayor edad nos había preguntado en más de una ocasión si todavía se subía al Teide en camello... Al parecer, eso es lo que habían visto en alguna españolada de hace 40 o 50 años: a Alfredo Landa, Fernando Esteso o no sé exactamente a quién ascendiendo al pico más alto de España a lomos de estos animales del desierto.

Al escucharlo más de una vez, pensamos que tal vez hace varias décadas, cuando todavía no existía el teleférico, era así como se subía al Teide. Idea que rápidamente nos quitaron de la cabeza nuestros amigos tinerfeños, quienes nos aseguraron que antiguamente al Teide, si acaso, se subía en burro o en mula. Hubo quien llegó a calificar lo de los camellos de leyenda e incluso de soberana gilipollez... Y así quedó la cosa.
Entrada al Camello Center (Foto: Auro)

Semanas más tarde, recorriendo la isla en coche junto a Gus y Raquel por la carretera que va de Garachico a El Tanque, Raquel gritó emocionada: "¡Camellos!". En ese momento pensamos que la abundancia de sol no le había sentado bien, pero decidimos dar la vuelta para comprobar que habíamos topado con el Camello Center, un peculiar lugar formado por un restaurante y un parquecito en el que montar en camello por 8 euros. Resulta que la leyenda no era tan absurda...

Mi interés por el tema me llevó a buscar información en Internet. Efectivamente, el Camello Center es el típico lugar turístico para que vayas y te hagas la foto montando en camello y vestido de árabe (vamos, una chorrada). Sin embargo, encontré otro sitio, Camel Park, en el que además de dar paseos en camello te explican la llegada de estos animales a las islas, hace ya muchos años, para ser utilizados como animales de carga. Al parecer, se convirtieron en una atracción turística después, cuando su anterior labor pasó a ser desarrollada por las máquinas. No sé si alguien habrá subido al Teide en camello, pero haberlos, hailos.

Turistas disfrazados de árabes montando en camellos (Foto: Auro)

2 comentarios:

  1. Impresionante documento, que va a ser lo siguiente perros en las alpujarras? moscas en el centro de madrid?

    ResponderEliminar
  2. querido anónimo, lo próximo serán los camellos de la Costa Da Morte!

    ResponderEliminar